Dios te gratificará en esta vida y en la del más allá enseñando y distribuyendo sin animo de lucro en tu comunidad el libro Iluminación Divina en la Era de Acuario. Congregacion Religiosa Universal ( C.R.U. )
Redes Sociales Icono Twitter Icono Facebook

Predicacion De La Teologia Fundamental Edista


La predicación edista es el discurso teológico y religioso basado en el contenido del libro Iluminación Divina en la Era de Acuario, que contiene el Mensaje Divino, que origina el nuevo conocimiento de lo divino en la figura e imagen de Edas Dei.

La predicación edista es de carácter Kerigmatico, en el sentido de ser una predicación de la fe a la luz de la buena nueva de la existencia de Edas Dei, Ser Absoluto, Dios de dioses y padre eterno de todos los dioses.

La fe en el edismo nace de la predicación de la Teología Fundamental Edista, que nos enseña la verdad de dios y el culto que le debemos rendir.

La Teología Fundamental Edista se basa en los Principios Fundamentales del Edismo, que son un mandamiento de Dios para formar a las personas en el edismo, para que lo vivan en todos los aspectos de la vida humana, familiar, profesional y social.

Los Principios Fundamentales del Edismo; llamados también Fundamentos, hay que interpretarlos auténticamente para su predicación. Se deben oír con piedad, guardarlos con exactitud y exponerlos con fidelidad.

Como ayuda para su interpretación todo el mundo debe conocer y estudiar el libro Iluminación Divina en la Era de Acuario y comprender que la llamada Palabra de Dios se debe entender en sentido científico, que corresponde a las leyes que dios impuso en la naturaleza y que si se refiere a las producidas por inspiración divina, entonces hay tantas Palabras de Dios cuantas religiones haya y en ese sentido el edismo, por comprenderlas a todas, es la verdadera Palabra de Dios.

El Mensaje Divino se debe interpretar como la “iniciativa de Dios” y la “respuesta humana” es el edismo que se debe predicar en todo instante y lugar del mundo.

Una forma de comunicación entre Dios y el ser humano; hombre y mujer, es mediante la palabra humana de la predicación edista, para llegar al Culto del Panteón Edista de los Dioses que es el verdadero encuentro con Dios en el templo Heyoan.

En la predicación edista debe haber una conjunción entre el aspecto teológico y misional haciendo mención a la importancia de la escala de valores.

La predicación edista se debe diferenciar de las demás predicaciones en no ser una enumeración de misteriosos y confusos dogmas, de discutibles preceptos morales, acompañados de grandes promesas de ultratumba, que han perdido vigencia y que imponen deberes que hacen desdichados a sus fieles, porque coartan su libertad de pensamiento y porque históricamente ha sido un factor coadyuvante en el dominio y explotación de los pueblos generando violencia y guerras.

La predicación edista debe resaltar su teología, ya que la predicación tradicional religiosa se ha concebido como una vulgarización de los tratados teológicos.

La predicación edista a diferencia de la predicación judeocristina, no debe ser abstracta e irreal, ni frustrante y poco genuina, ni predominantemente moralista que perjudique la condición humana.

El predicador con su palabra debe penetrar la naturaleza humana que le escucha, no con una teología que tradicionalmente se ha edificado con complicados conceptos abstractos y confusos, sino que por el contrario se debe entender, defender y sistematizar la teología que presenta el “edismo” sin misterios, que es una teología general y universal, popular y democrática, para que los pueblos conozcan quien es Dios real y verdaderamente.

Por la predicación edista el Pensamiento Edista debe llegar a todo el mundo, como la causa popular para la reeducación religiosa y la liberación espiritual de los pueblos, para reunir todas las espiritualidades en un solo credo integral, para llevar a cabo la revolución teológica, para que la administración de lo sagrado sea un proceso de inclusión y no de exclusión, para que la explotación de la hierofania sea un derecho de todas las confesiones religiosas y no el de un solo régimen confesional, para que haya la apertura religiosa que tanto necesita la humanidad en la era de la globalización.