Dios te gratificará en esta vida y en la del más allá enseñando y distribuyendo sin animo de lucro en tu comunidad el libro Iluminación Divina en la Era de Acuario. Congregacion Religiosa Universal ( C.R.U. )
Redes Sociales Icono Twitter Icono Facebook

16. Ortodoxia Edista


La ortodoxia es la conformidad con la doctrina fundamental de una religión o de un sistema filosófico. El principio básico de la Ortodoxia Edista es el Mensaje Divino para la Era de Acuario.

16.1. La Era de Acuario

Para el ciclo sideral de veintiséis mil años que comprende las doce constelaciones del Zodiaco, cada 2100 años, aproximadamente tiene lugar cambios de era, que revolucionan muchos aspectos de la vida humana.

La Nueva Era se denomina `Era de Acuario`, porque nos encontramos casi al final del ciclo astronómico de Piscis e inicio de otro; Acuario. Hubo el tiempo en que se vivió bajo el signo de Tauro y aparecieron los imperios y religiones de Mesopotamia. Vino después Aries, y floreció la religión judía. El signo de Piscis que comenzó hace dos mil años ha sido el del cristianismo que llega a su final.

Al entrar el Sol en el signo de Acuario trae consigo una nueva religiosidad mundial capaz de reconciliar todas las demás religiones. Acuario traerá un nuevo orden mundial, una humanidad nueva y una nueva religión.

16.2. El Mensaje Divino

El Mensaje Divino para la Era de Acuario, cual auto manifestación de Dios, le imprime un carácter sagrado a la Ortodoxia Edista por contener la real y verdadera imagen de Dios.

El Mensaje Divino exige fidelidad a su causa como acción de gracia en esta vida y la del Más Allá y nadie lo profanara, porque escrito esta, que existe la exigencia moral y de recompensa de gracia de no entrar en contacto con nada que intente desconocer su verdad y significado.

De acuerdo al Mensaje Divino, Dios es como la luz que viene del firmamento que no podemos ver porque es oscuridad, pero cuando interacciona con nuestra atmósfera terrestre produce luz de todos los colores.

La luz que no podemos ver corresponde a la “naturaleza y forma propia de actuar de Dios“ llamada “Actividad Sigma“, que nadie puede conocer porque sería ser igual a Dios, lo que es imposible. Concretamente la “Actividad Sigma“ es algo misterioso y desconocido y es el verbo de la esencia divina que nadie puede conocer, entender ni comprender.

De acuerdo al Mensaje Divino lo que si podemos conocer por la obra de la creación y orden en el mundo es la existencia divina de Dios, como el Espíritu Divino de la Actividad Sigma: Edas Dei, simbolizado por la letra griega Sigma (Σ), como Único Dios Verdadero que nos protege, sana y salva.

16.3. El Sentimiento Religioso

El sentimiento religioso edista se caracteriza por los siguientes elementos:

16.3.1. Nuevo Conocimiento De Dios

Edas Dei es el nuevo concepto de Dios en la Era de Acuario como una dualidad manifiesta por dos realidades:

- Como Ser Impersonal, que por ser Principio Único Absoluto no se compara con nada ni con nadie.

- Como Ser Personal, que creó el Mundo y su orden y que debe estar excepto de cualquier acción psicológica, la cual une el cuerpo con el espíritu en el ser humano y no puede existir en Dios que es ser inmaterial absoluto.

Sobre esta realidad de Dios Personal exento de psiquismo, siempre debemos tener presente que el conocimiento de Dios lo construimos pensando en un ser hecho a nuestra imagen y semejanza, para que las imágenes naturales, analógicas y concretas de Dios que cada religión construye sean de nuestra utilidad mundana, aun que necesariamente no correspondan a la realidad.

16.3.2. Renacimiento a La Vida

Es lo que se llama la “reencarnación positiva“, que no es la reencarnación clásica oriental, sino es un nacer de nuevo a la vida que lleva a descubrirse así mismo, al conocimiento de hasta donde se lleva una vida innecesaria.

Es una invitación a la esperanza, a romper miedos y detectar nuestra imagen escondida y real que debe emerger con éxito en la nueva cultura que supere la tradicional cultura judeocristiana.

16.3.3.- Autorrealización Personal

Es el reconocimiento de la “actividad espiritual“ que desde el comienzo del mundo ha existido y hace cada vez más su presencia donde no cabe ningún tipo de revelación, porque la persona lleva dentro de sí misma lo que puede ser y lo que tiene que ser.

16.3.4. La Buena Nueva

La “nueva evangelización“ debe ser la de Acuario, capaz de fusionar y fundir todas las religiones en una nueva iniciación mística que permita el diálogo con la cultura moderna.

La nueva iniciación mística es el “Edismo”, que como Suprareligión se construye sobre el eje central del “Teocentrismo“, que significa la fe de todo el mundo alrededor de un solo concepto universal de Dios y, es el “Pluralismo Religioso“ que es el diálogo interreligioso bajo el concepto de que todas las religiones espiritualmente son una sola, porque una sola es la imagen general y de abstracta universalidad de Dios, pero socialmente las religiones son diferentes porque se han originado en distintos contextos sociales y cada una tiene su propio ritual y sus propias ceremonias de acuerdo a las imágenes naturales, analógicas y concretas de Dios, que históricamente cada confesión religiosa ha condicionado y se articulan con el Ser Absoluto que es Edas Dei.

Esta “nueva evangelización edista” será promovida por los nuevos maestros espirituales de la verdad, cuya mayor virtud será el ejemplo de sus vidas.

16.3.5. La Nueva Teología Cósmica

La nueva concepción de Dios y el respeto por la naturaleza como reconocimiento a la obra divina, produce la “nueva teología cósmica”, que se fundamenta en el conocimiento del origen y evolución del Cosmos y de la humanidad brindado por las ciencias positivas y humanas. También la nueva concepción divina significa un llamado para iniciar una “revolución teológica”, que a su vez inspira y promueve todo un “movimiento de liberación espiritual” para superar el vacío y sin sentido que han dejado en la sociedad actual las teologías tradicionales de la revelación, que por persistir en sus dogmas se han apartado cada vez más de la cultura moderna, sin lograr establecer la tan anhelada utopía del diálogo entre fe y razón.

16.3.6. Búsqueda Del Maestro Interior que Llevamos Dentro

In te ipso hábitat veritas. En ti mismo habita la verdad.

Cada uno es su propio maestro en la búsqueda de Dios, cada uno es capaz de encontrarlo por sí mismo, es la espiritualidad como experiencia personal, es el derecho que tenemos a escoger libremente la fe que más nos convenga, la fe aceptada con sentido de propiedad, es la democratización del conocimiento religioso para que no sea privilegio de elites que por tradición e indefinidamente pretenden imponer sus credos aprovechando la ignorancia y humildad de sus creyentes, producto de una fe de mero contenido emocional a falta de lo racional y cognoscitivo, tratando inútilmente de unir religión revelada y ciencia

Es saber que cada uno es fuente de verdad y conocimiento, que cada persona descubre y experimenta que Dios existe, que cada uno lo busca sin intermediarios y lo encuentra.

16.4. Espiritualidad Edista

La Espiritualidad Edista para la Nueva Era de Acuario es un renacimiento religioso integral que se inspira en el “Edismo”, que es la doctrina que fundamentada en el Mensaje Divino, proclama la igualdad y unión de los fieles de todas las religiones del mundo en una organización suprareligiosa sin ánimo de lucro, aceptando una idea común, única y universal de Dios, permitiendo a cada religión conservar su identidad religiosa propia, pero integrada dentro del espectro del culto religioso a las deidades de todas las confesiones religiosas del mundo, para proporcionar diferentes posibilidades al formar parte y pertenecer a una nueva organización espiritual, que permita el diálogo interreligioso, la reconciliación, cooperación y unidad entre todas las religiones del mundo para la construcción de la Espiritualidad Edista, como la entidad que unifica todas las creencias religiosas en una nueva iniciación mística con legitimo poder espiritual, autoridad divina y practica sagrada del culto, para prestar el servicio espiritual y de salvación eterna a la humanidad.

El Edismo es la doctrina cibernética del conocimiento y culto a Edas Dei para la formación de la Espiritualidad Edista, que como sistema conceptual de ideas sobre lo divino se autocontrola por el Mensaje Divino y se retroalimenta por las enseñanzas de las diferentes religiones y los conocimientos aportados por las ciencias positivas y humanas

La Espiritualidad Edista como Congregación Religiosa Universal: C.R.U., se construye sobre los siguientes criterios teológicos:

1. La “naturaleza y forma propia de actuar de Dios”, llamada Actividad Sigma es incognoscible y es la “esencia de Dios”. Solamente podemos conocer la “existencia de Dios” como Edas Dei: Espíritu Divino de la Actividad Sigma (Edas Dei: Spiritus Divinus Actionis Sigma).

2. Toda religión es una mezcla de realidad y fantasía y no hay una única religión verdadera, sino un conjunto de verdades y principios esparcidos en la mayoría de religiones del mundo.

3. En el fondo todas las religiones son iguales y para salvarse es indiferente pertenecer a una u otra, porque el Reino de Dios y la Palabra de Dios es de todos y de todas las religiones, la cual desde la creación está escrita en el libro de la naturaleza y sus leyes que es objeto de estudio de las ciencias positivas y humanas.

4. En Dios como ser espiritual absoluto no puede haber ningún elemento psíquico, porque ello afecta su atributo de ser infinito, por eso Dios no necesita ni requiere del amor de los humanos; que es un sentimiento propio de los humanos, que solo existe entre los humanos y para los humanos.

5. La condición necesaria para la unidad religiosa se fundamenta en el “Teocentrismo” y el “Pluralismo Religioso”. “Una estreligio in rituum varietate”; “La religión es una sola en medio de una variedad de cultos”.

6. En el edismo, que es sincretismo por la fusión de diversos sistemas religiosos y prácticas religiosas pertenecientes a diversas culturas, y en el eclecticismo como método que consiste en escoger de entre diversos sistemas religiosos las tesis que parecen más aceptables para formar con ellas un cuerpo de doctrina cibernética sobre lo divino, por continua retroalimentación científica y religiosa”.

7. El edismo es un sistema politeísta-monoteísta, basado en la consideración de que los dioses de todas las diferentes confesiones religiosas son un solo Dios tautológico del hecho religioso llamado Edas Dei; Dios Superior, Dios de dioses, Padre Eterno de los dioses de todas las religiones en el mundo.

Ante la divergencia por la tendencia al fundamentalismo religioso que por mucho tiempo nos acompañara, cada religión conserva su identidad dentro de la Espiritualidad Edista, basándose en sus imágenes personales de lo divino.

El edismo es “opus edas dei”; “La Obra de Edas Dei”, un nuevo movimiento religioso para la Nueva Era, que como organización Espiritualidad Edista simboliza la unión espiritual de todas las confesiones religiosas en una sola unidad, que significa la “apertura global interreligiosa” para el servicio espiritual de salvación eterna y como contribución a la paz y seguridad mundial, la justicia social, la promoción humana y el bienestar y prosperidad de la humanidad.

La reflexión filosófica sobre la Espiritualidad Edista, comprende los principios que determinan su racionalidad, o sea le dan coherencia. Esta reflexión como actitud perfectamente legítima no se hace como fieles de una determinada religión, sino como reflexión crítica de la problemática religiosa valida para todas las religiones.

Todas las religiones creadas con intención de conducir al ser humano hacia Dios son ontológicamente iguales. No hay religiones superiores o religiones inferiores. En el sagrado libro del Corán se lee: “Hemos dado a cada pueblo los ritos por los que se guían”.

Por lo tanto las diferencias entre unas religiones y otras son de otra índole, que no corresponden a su objetivo y fundamento sino a particularidades en el modo de articular sus objetivos.

La reflexión filosófica sobre la Espiritualidad Edista, comprende los principios que determinan su racionalidad, o sea le dan coherencia. Esta reflexión como actitud perfectamente legítima no se hace como fieles de una determinada religión, sino como reflexión crítica de la problemática religiosa válida para todas las religiones.

Frecuentemente, el estudio de la religión se sitúa dentro de una descripción etimológica, dándosela dos interpretaciones o formas según que el término “religión”, procede de los vocablos latinos “religare”, que significa “volver a unir, o de “relegere” con el sentido de “unificar”, “reunir”, “recoger”. En el primer caso, que ha predominado tradicionalmente, la religión sería la actividad humana que intenta volver a unir o a establecer, una unidad originaria entre Dios y el hombre, rota en un momento dado y por causas diversas según cada religión.

En el segundo caso se trata de unir lo humano y divino que no existía, lo cual orienta hacia una dimensión social y no trascendente.

Al situar la religión como “volver a unir”, se pasa al nivel de ideología; al uso de la idea como instrumento de poder.

En la Espiritualidad Edista se considera que la unidad originaria entre Dios y el hombre nunca se ha roto, porque el tejido espacio-tiempo desde su origen está animado por la espiritualidad.

Por lo tanto las diferencias entre unas religiones y otras son de otra índole, que no corresponden a su objetivo y fundamento sino a particularidades en el modo de articular sus objetivos.

La reflexión filosófica sobre la Espiritualidad Edista, comprende los principios que determinan su racionalidad, o sea le dan coherencia. Esta reflexión como actitud perfectamente legítima no se hace como fieles de una determinada religión, sino como reflexión crítica de la problemática religiosa válida para todas las religiones.

Frecuentemente, el estudio de la religión se sitúa dentro de una descripción etimológica, dándosela dos interpretaciones o formas según que el término “religión”, procede de los vocablos latinos “religare”, que significa “volver a unir, o de “relegere” con el sentido de “unificar”, “reunir”, “recoger”. En el primer caso, que ha predominado tradicionalmente, la religión sería la actividad humana que intenta volver a unir o a establecer, una unidad originaria entre Dios y el hombre, rota en un momento dado y por causas diversas según cada religión.

En el segundo caso se trata de unir lo humano y divino que no existía, lo cual orienta hacia una dimensión social y no trascendente.

Al situar la religión como “volver a unir”, se pasa al nivel de ideología; al uso de la idea como instrumento de poder.

En la Espiritualidad Edista se considera que la unidad originaria entre Dios y el hombre nunca se ha roto, porque el tejido espacio-tiempo desde su origen está animado por la espiritualidad.

En la Espiritualidad Edista se considera que Edas Dei imprimió en todo hombre y mujer el poder espiritual, que significa el dominio de lo espiritual sobre lo anímico y esta relacionada por el Estado de Conciencia con su Energía Disponible, aún cuando no siempre se tenga conciencia explícita de ello, pero no es la misma para todos, es mayor cuanto más impersonalmente se conciba lo divino y por ello hace relación a la fe religiosa que cada uno profese y determina su suerte y éxito.