Dios te gratificará en esta vida y en la del más allá enseñando y distribuyendo sin animo de lucro en tu comunidad el libro Iluminación Divina en la Era de Acuario. Congregacion Religiosa Universal ( C.R.U. )
Redes Sociales Icono Twitter Icono Facebook

3. El Mensaje Divino


Este es el Mensaje Divino, que tiene su origen en Dios mismo, que para la Era de Acuario, Dios se manifiesta y nos dice:

Yo soy el principio único absoluto y no hay nombre para la esencia y actividad misma de mi ser espiritual y solo lo hay para mi existencia por mi única acción que creo y ordeno el mundo.

El Mensaje Divino es la revelación del secreto más íntimo del mundo sobrenatural, del cual se desprende el principio teológico que establece que:

¡Sabemos que existe Dios, pero no sabemos cómo es Dios realmente!

Las relaciones Dios, hombre y mujer, producidas por la conciencia de ser depositarios de este Mensaje Divino, generan un conjunto de creencias y prácticas dignas de veneración y respeto; o sea sagradas, por parte del individuo, familia, grupo, comunidad, sociedad o nación.

Como mensaje de iluminación y de profunda inspiración espiritual promete una respuesta a preguntas que los seres humanos no pueden resolver por sí mismos y que afectan su identidad, el sentido de su vida, a la meta de la historia y al fundamento que sostiene la totalidad del ser.

El Mensaje Divino representa una necesidad compleja y profunda del espíritu humano y no tiene nada que ver con asuntos o problemas teóricos, ni es materia tampoco del pasado histórico, lo que trasmite tal como lo entendemos es vida para vivir, es un sentimiento que inserto en los corazones de los hombres produce una fe que alimenta la vida y nos llena de esperanza para el encuentro con el más allá como fórmula salvífica.

El Mensaje Divino origina el “edismo”, que es la doctrina mística y cibernética sobre lo divino para la formación de la suprareligión como fenómeno a consolidarse dentro del tiempo, autorregulada por retroalimentación a partir de las enseñanzas de las diferentes religiones y los conocimientos aportados por las ciencias positivas y humanas.

El gran movimiento histórico que produzca el Mensaje Divino debe ser obra de grandes oradores y no de grandes escritores, pues la palabra hablada conquista muchos más partidarios que la palabra escrita. Sin embargo, la unidad y defensa de una doctrina exigen que sus principios fundamentales se formulen por escrito.

Como precursor de un movimiento emancipatorio, el Mensaje Divino hace un llamado al mundo para que despierte del sueño milenario e inicie una renovación espiritual y cultural, para superar los mitos y leyendas que por tanto tiempo han esclavizado al hombre, para que sea como la luz que nos permita percibir la realidad y la existencia desde una perspectiva diferente; la de una nueva forma de conocimiento de Dios, la de una revolución teológica y la de un movimiento de liberación espiritual que tanto anhela la humanidad.

En nombre de Dios cúmplase la misión impresa en el Mensaje Divino para la ablución integral del pensamiento religioso, predíquese y propáguese en todo tiempo y lugar, pues ha llegado ya la hora en que el Sol del equinoccio hace su entrada en el Acuario