Dios te gratificará en esta vida y en la del más allá enseñando y distribuyendo sin animo de lucro en tu comunidad el libro Iluminación Divina en la Era de Acuario. Congregacion Religiosa Universal ( C.R.U. )
Redes Sociales Icono Twitter Icono Facebook

CAPITULO FINAL DE LA BIBLIA

El “Jardín Edista” es la última parte necesaria que le falta agregar a la Biblia, como capítulo final para su actualización y complementación.

EL JARDIN EDISTA

1 Para la Era de Acuario, Emmanuel que significa “Dios con nosotros”, recibió el Mensaje Divino, que es Palabra de Dios y es la revelación del secreto más íntimo del mundo sobrenatural. Este es el Mensaje Divino revelado por Dios mismo cuando él dijo a Emmanuel: “Yo soy el Principio Único Absoluto y no hay nombre para la esencia y actividad misma de mi ser espiritual y solo la hay para mi existencia por mi única acción que creó el mundo y su orden”. Así como el “punto” es la noción fundamental que origina la ciencia de la Geometría, así, el Mensaje Divino es el punto de partida para la construcción de una nueva espiritualidad acorde con el avance actual de las ciencias positivas y humanas.

2 La religión como espiritualidad es un jardín de sentimientos que cada persona lleva en su corazón y que define la relación entre el ser humano y la divinidad y se manifiesta como un conjunto de creencias, prácticas y ritos. ¿Cómo es tu jardín y quién es tu jardinero? ¡Piensa en tu jardín! Encontraras que es un entorno de diversa vegetación y arquitectura, con una fresca y bella fuente de agua y riego, con piedras y rocas que lo adornan y le dan un estilo propio, con caminos trazados que delimitan zonas de atracción para un paseo en la búsqueda de flores de diversos aromas, colores y gamas, en un espacio que se proyecta estéticamente y determina su paisaje. Este jardín de tu propiedad es tu religión, que exige la presencia de un jardinero que es el “dios” de tu religión.

3 Ahora, unes tu jardín con todos los demás jardines para formar el “gran jardín de las religiones” llamado el “Jardín Edista”, donde toda religión es buena y los dioses conviven en paz con otros dioses y todos hablan la misma lengua, sabiendo que tu dios junto con todos los dioses de los demás jardines son uno solo; “El Gran Jardinero, Rey de dioses”, llamado “Edas Dei”, simbolizado por la letra griega Sigma (Σ). Todos en uno y uno en todos.

4 El nombre de “Edas Dei” tiene su origen en el Mensaje Divino, que nos enseña que la existencia de Dios como Espíritu Divino la podemos conocer por su obra de la creación del mundo y su orden, pero su esencia divina y actividad propia llamada “Actividad Sigma” no la podemos conocer, porque sería ser iguales a Dios, lo que es un imposible, por eso el Ser Absoluto, el verdadero Dios es el “Espíritu Divino de la Actividad Sigma: Edas Dei”.

5 ¡Sabemos que existe Dios, pero no sabemos cómo es Dios realmente! “A Dios nadie lo ha visto jamás”. Juan 1,18. ¿Qué hombre en efecto conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? De la misma manera, nadie conoce las cosas de Dios, sino el espíritu de Dios. Corintios 1,2,11. Santo Tomas de Aquino en la Suma Teológica dijo: Es más lo que no sabemos de Dios de lo que sabemos de Dios. El criterio del filosofo Inmanuel Kant sobre el conocimiento de lo divino, tiene un gran impacto en la Teología contemporánea. El juicio de Kant determina que es imposible conocer a Dios tal como es en sí mismo. La “Actividad Sigma” es un intangible, es lo más sagrado que hay en el mundo porque es la esencia de Dios, es el Espíritu Santo de la Cristiandad. La existencia de Dios; Edas Dei, es un tangible.

6 Al hacer un viaje en el tiempo a las tierras de la famosa Babilonia, llamada Babel a orillas del Éufrates, allí justamente se encuentra el “Jardín Edista”, representado por el conjunto de los llamados Jardines Colgantes de Babilonia, que son considerados como una de las siete grandes maravillas de la antigüedad, donde hay una sola puerta de entrada que permite disfrutar de la magia del mejor de los paseos, llamada Puerta Azul, o Puerta de Ishtar, que es igualmente una de las grandes maravillas de la antigüedad, cuyo nombre lo recibió en honor a la diosa del mismo nombre a la cual estaba consagrada, que era el encanto de los peregrinos que la franqueaban, para hoyar la calle principal llamada Camino de los Dioses.

7 Inicia la aventura única en tu vida atravesando la Puerta de Ishtar, que se abre y te da la bienvenida para entrar al Jardín Edista, que significa la solemne aceptación de Edas Dei en tu vida, como valor supremo de la existencia humana, que te convierte en “edista”, para encontrar la paz, el bienestar, el éxito en tu vida y la verdadera salvación eterna. Al pasar la Puerta Azul, o Puerta de Ishtar, y entrar al Jardín Edista, estableces una relación incondicional de valor supremo y de compromiso con cada uno de los dioses dentro de un “nuevo orden”, que es esencial para el crecimiento, progreso y poder espiritual de carácter místico. Ahora, recorres el Camino de los Dioses aceptando la realidad de una nueva experiencia, nuevas formas, nuevas convicciones, el nuevo árbol del Jardín Edista cuyo fruto podéis comer, ahora si contrario de lo que fue al comienzo cuando Adán y Eva pecaron. Es la hora de todo para todos y de todo en la nueva espiritualidad, donde cada uno sirve lo que quiere.

8 Entonces ahora llega en tu vida la hora definitiva que es traspasar la Puerta Azul, o Puerta de Ishtar, para pertenecer e integrarte con el jardín de tu religión al Jardín Edista, purificado y libre del pecado para obtener la comunicación directa y personal con Dios, para recibir la gracia e iluminación divina y formar tu propia espiritualidad sin intermediarios. En cada uno de los Jardines Colgantes de Babilonia que forman el Jardín Edista, se encuentra el jardín de cada religión con su dios, a los que alabareis para recibir de cada uno de ellos sus enseñanzas, sabiduría y protección divina.

9 La visita al Jardín Edista sigue un orden: I.- El Jardín del Hinduismo, cuyos jardineros son: Brahman y a las divinidades de la Trinidad Hindú formada por Brahma, que encarna la creación; Vishnú es la conservación, la protección del hombre; Siva que es emblema, símbolo y representación de la naturaleza, de destrucción y regeneración, eterna, simultánea y fatal, y a las principales reencarnaciones o avatares de Visnú; Rama y Krisna, siendo todas estas divinidades una sola: Edas Dei. II.- El Jardín del Budismo, cuyo jardinero es Buda que representa a Edas Dei. III.- El Jardín del Taoísmo, cuyo jardinero es el Tao, que es la representación de Edas Dei IV.- El Jardín del Sintoísmo Budismo Zen, cuyos jardineros nipones son: Del Sintoísmo es el Espíritu del dios Kami y del Budismo Zen es el Ser Divino implícito en la naturaleza búdica, Sosanoo dios del océano, del amor y del orden, Kishipoten, diosa que encarna la belleza y la armonía, la deidad Amaterasu, diosa del sol y el mundo viviente, siendo todos ellos la representación de Edas Dei. V.- El Jardín del Judaísmo, cuyo jardinero es el dios Yahvé, llamado también Jehová, que es el mismo Edas Dei con diferente nombre. VI.- El Jardín del Cristianismo, cuyos jardineros son: Edas Dei que es la existencia de Dios y es el mismo Padre Eterno; Jesus filius Edas Dei: Jesús hijo de Edas Dei, el Espíritu Santo esencia de Dios, que es la Actividad Sigma, la Virgen María, Ángeles y Arcángeles, Serafines y Querubines y los santos, que igualmente son la representación y manifestación de Edas Dei. VII.- El Jardín del Islam, cuyo jardinero es el dios Alá, que es Edas Dei. VIII. - El Jardín Precolombino, que lo forman los jardines de las civilizaciones precolombinas: De los mayas, entre cuyas divinidades merece mención HunabsKu “el único dios”, padre de los dioses; Del Panteón Azteca, se menciona a Ometeotl, dios de la dualidad y diversidad suprema sin imágenes, y las demás grandes divinidades que emanan de él. De las divinidades de los Incas, a Inti, dios del sol, que por mucho tiempo fue dios principal, a Viracocha, “el dios” por antonomasia, el ser supremo que domina el Panteón Inca. La memoria de todos ellos es la manifestación de Edas Dei.

IX.- El Jardín de los Antepasados, las conciencias existentes de los que han dejado este mundo y están en el más allá, en la otra vida, son los “espíritus de los antepasados” que cada uno escoge por su dignidad y preferencia para su invocación y obtener su protección, porque se han ido de este mundo y son los únicos que conocen por experiencia vivida el destino último del ser humano.

10 En el Jardín Edista conjuntamente con Edas Dei, todas las divinidades de las diferentes confesiones religiosas se reúnen y forman el llamado Panteón Edista de los Dioses. La espiritualidad que se forma consiste en considerar que todos los dioses son uno solo: Edas Dei y el Edismo su doctrina y Heyoan el templo de su culto para vivir la fe edista.

11 Edismo es tomar conciencia que el verdadero Dios es Edas Dei. Edismo es creer y tener fe en Edas Dei. “Edismo”, es la doctrina que proclama la igualdad entre todas las religiones en el mundo, aceptando una idea común, única y universal de Dios, que unifica todas las creencias religiosas en una nueva iniciación mística, con legítimo poder espiritual y autoridad divina, para el servicio espiritual y de salvación eterna de la humanidad. Por su naturaleza espiritual, la esencia del edismo es el “Teocentrismo”, que significa la fe de todo el mundo alrededor de un solo concepto universal de Dios, y el “Pluralismo Religioso”; que es el diálogo para la unión interreligiosa bajo el concepto que todas las religiones espiritualmente son una sola, porque una sola es la imagen general y de abstracta universalidad de Dios, pero socialmente las religiones son diferentes porque se han originado en distintos contextos sociales y cada una tiene su propio ritual y sus propias ceremonias de acuerdo a las imágenes naturales, analógicas, concretas y personales de Dios, que históricamente cada una ha condicionado

12 La unión espiritual de todas las religiones se inspira en el “edismo” que igualmente proclama la igualdad, unión y autonomía de los fieles de todas las religiones en el mundo. La Doctrina Edista predica la ideología del Pensamiento Edista; que es la invitación a recorrer cuatro caminos en la Era de Acuario. El primer camino es el que te enseña que el verdadero Dios es Edas Dei. El segundo camino es el llamado a participar como líder de la Moderna Revolución Teológica, que es la lucha para que todo el mundo llegue a tener un conocimiento real y verdadero de Dios. El tercer camino es tu compromiso de ser promotor y líder del Movimiento de Liberación Espiritual en tu comunidad, que es un proceso de reeducación religiosa y de renovación espiritual que tanto necesita la humanidad, para ganar cada vez más un mayor espacio vital espiritual, libre de las ataduras tradicionales que por mucho tiempo te han esclavizado con sus doctrinas y dogmas. El cuarto camino es el de la Paz de Dios: pax deorum, para lograr la reconciliación entre todas las religiones y los fieles en el mundo, para que exista la paz en la tierra y no haya más guerras por motivos religiosos.

13 En el Jardín Edista existen las flores y frutos del dharma, el karma, el sansara, los mantras, el sartori y el nirvana que forman la ética, la moral y los valores edistas. El dharma es la ley, la norma, que tú debes seguir, obedecer y cumplir, que se fundamenta en el principio ético de: “hacer el bien, de autonomía personal y de justicia para el perfecciona- miento humano”. El karma, es “la ley de causa a efecto”, que como consecuencia de tus hechos, tus actos te siguen a través de toda tu vida. El sansara, es el dominio que ejerce el karma, que es la felicidad o sufrimiento propio de la existencia en el mundo material, causados por tu cumplimiento y obediencia o no del dharma. Los mantras son el conjunto de plegarias y prácticas y meditación que forman un ritual y que sirven de arrepentimiento y perdón por los pecados, que actúan como medios utilizados para despojarte, separarte, superar y liberarte y purificarte y librarte del sansara, para renacer de nuevo santificado para recibir el sartori; que es la iluminación divina y alcanzar el Nirvana, que es el estado de bienestar y felicidad en esta vida y de paz en la vida eterna; es el Jardín del Edén donde vas a disfrutar de todo lo que la vida terrenal te negó.


14 Todos los dioses en el Jardín Edista son uno solo: Edas Dei. Todos en uno y uno en todos. Su culto en el templo llamado Heyoan, equivale al culto que se hace a cada dios en el templo de cada religión. Todos en uno y uno en todos. Así, los cultos que se realizan a los dioses en los diferentes templos son cultos equivalentes todos y cada uno de ellos a un solo culto a Edas Dei. El verdadero culto a Dios, es el “Culto al Panteón Edista de los Dioses”, que es el culto a Edas Dei conjuntamente con la alabanza a los dioses de todas la confesiones religiosas en el mundo, todo como un solo culto a Dios. Todos en uno y uno en todos. La alabanza única a Edas Dei se hace a través de todos los libros sagrados de todas y cada una de las religiones, nombrando e invocando el nombre de Edas Dei, cada vez que se invoque el nombre del dios de cada religión, porque allí está implícito, inscrito y escrito su nombre aunque no lo veamos.


15 En el Jardín Edista aprendes a tomar conciencia de que, como tu yo, no hay ni habrá otro en el mundo, sólo tu yo y sólo una vez. Es tu propio misterio. Algo inefable, singular, inédito. Estar en el Jardín Edista es tener la sensación de que la disociación de tu ser se detendrá, de que en ningún momento de tu vida serás un ser acabado, sino un ser por hacerse, pues tu existencia habrá encontrado unidad y gran significado. En el Jardín Edista llegarás a tener la visión del mundo, que cree en la existencia de fuerzas ocultas y latentes que provienen de lo divino y que ejercen su influencia en tu vida. La actuación de las fuerzas ocultas de la naturaleza se obtiene imitando a los dioses, siguiendo sus enseñanzas, semejándose a ellos, recordando que no estamos solos, sino que estamos acompañados por todas las divinidades del Panteón Edista de los Dioses.

16. Existencia humana postmorten en el Jardin Edista. ¿Qué sobrevive después de la muerte? Así, como es la vida de cada uno, así es su muerte y el más allá. El ser humano es energía y conciencia y no puede despojarse nunca de su conciencia, la cual sobrevive a la muerte. En su comparación con un ordenador, la vida humana está formada por un software que es su conciencia y un hardware que es su cuerpo, en la muerte desaparece el hardware y sobrevive el software. Después de la muerte la vida material sigue su existencia en la conciencia, pero en forma virtual.

17 ¡Que la iluminación divina llegue a todo el mundo y personalmente santifique tu vida, te proteja y te dé la paz espiritual, para que sea tu compañía en todo momento y siendo “edista” disfrutes de la magia del Jardín Edista.